Represa en el Amazonas

La Comisión de Derechos Humanos de la OEA pidió a Brasil que detenga de inmediato su construcción a solicitud de organizaciones indígenas y del director de cine James Cameron.

La Organización de Estados Americanos solicitó a Brasil la suspensión de los trabajos del proyecto hidroeléctrico de Belo Monte en el Amazonas, haciéndose eco de las protestas de los indios y del director de Hollywood James Cameron, quienes se oponen a una represa que sería la tercera más grande del mundo.

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos de la OEA pidió a Brasil “suspender de inmediato” las obras en la represa por un valor de US$11.000 millones hasta consultar a los indígenas de una manera “libre, informativa y culturalmente adecuada”, según un memorando de la OEA.

El gobierno de la presidenta Dilma Rousseff también debe tomar medidas para proteger a las tribus aisladas a orillas del Río Xingu donde se construirá la represa, según el memorando que aportó el Movimiento Xingu Vivo de Pará, Altamira, uno de los seis grupos que se quejó ante la
OEA en Washington en representación de las tribus indígenas.

El gobierno de Rousseff tiene un plazo de 15 días para responder a la carta de la comisión pidiendo información sobre las medidas que adoptó para cumplir con los compromisos de su acuerdo con el sistema Interamericano, según el memorando.

El Ministerio de Relaciones Exteriores de Brasil, en un comunicado, dijo que la solicitud de la comisión era “apresurada e injustificada”, dado que el gobierno está teniendo en cuenta todas las preocupaciones sociales y ambientales relativas al proyecto.

Cameron, el director de “Avatar”, el ex presidente estadounidense Bill Clinton y el ex gobernador de California Arnold Schwarzenegger se reunieron en la ciudad amazónica de Manaus el mes pasado para expresar su preocupación acerca del posible impacto ambiental de la represa.

La represa, que inundará 516 kilómetros cuadrados de la selva más grande del mundo y exigirá el traslado de unos 1.000 indios, forma parte del plan del gobierno destinado a aumentar las reservas de energía conforme se acelera el crecimiento económico.

La economía más grande de América Latina creció 7,5% el año pasado, el nivel más alto en dos décadas, y se espera que crezca un 4% este año, según el sondeo más reciente de economistas del banco central.


Katia Cortes, de la agencia Bloomberg - publicado en El Observador, Fecha: 06/04/2011 | 17:57 | Montevideo


Visto: 891 Última actualización: Martes, 02 Junio 2015